lunes, 4 de diciembre de 2017

THE GRUESOMES: "Flequillos, Pelis De Terror y Guitarras Fuzz"

2017

Los 80 no solo fueron un festival de melenas cardadas e imposibles que olían a Laca a kilómetros, los pelos a los Brian Jones o a lo Johnny Ramone fueron una constante, lo que pasa es que no salían en la Mtv, lo hacían en fanzines o en revistas underground.

En norteamérica brotaron grupos de melenudos ye-yes desde New York a Los Ángeles pasando por Pittsburgh, formaciones como Chesterfield Kings, las féminas Pandoras o The Cynics van a labrar su camino con sus guitarras Vox y sus órganos Farfisa.

En Canadá tenemos a cuatro chavales que no llegan a los 20 tacos fans del show de Los Picapiedra que montan su grupo de Garaje al que le ponen el nombre de los vecinos de Wilma y Pedro: En los países anglos conocidos como THE GRUESOMES.

Y así, con poca pericia pero con muchas ganas, los cuatro chavalotes se las apañan para afinar primero y para destrozar los tímpanos de sus vecinos de Montreal a base de ruidosas revisitaciones de clásicos de mediados de los 60.

 Luego, poco a poco van atreviéndose a componer sus propias historias a base de cortar, troquelar y pegar un poco de los Stones y Bod Diddley y otro poco más de Dowliners Sect, Standells o cualquier tunante que osase aparecer en los archivos sonoros de los volúmenes sonoros del Pebbles u otros insanos artefactos del Sixties Punk.

Con más ganas que arte publican el corrosivo EP "Jack The Ripper" en el 85 para el sello "Primitive", casa de bandas locales como The Sherlocks, Mongols o The Brood que también publicarían material bañado en fuzz durante esos años.

Las tres rodajas de Sixties Punk publicadas llaman la atención de los capos del pequeño sello "Indie" "Og Music" que les contrata y les editará tres discos con parte del mejor y más alocado Garaje Punk revivalero de aquellos lejanos ochenta.

El primer vinilo (solo fue editado originalmente en este formato) lo lanzan al mercado en el 86 con la banda demostrando claramente cuales son sus influencias musicales y visuales. Al añadido 60´s de su música hay que agregar el de su imagen y portada, con una lograda carpeta digna de "La Familia Monster" o del Motel de "Norman Bates". 

2017

Con "Tyrants Of Teen Trash" los jóvenes "niñodélicos" del fuzz canadiense quieren ponerse a la altura de Miracle Workers o Lyres, veteranas bandas de Garaje americanas que sin embargo demuestran mucho más empaque como instrumentistas que nuestros cuatro neófitos.

Pese a todo, las carencias se suplen con trece temas que van como un torrente entre propios ("For All I Care" o "Dementia 13") o enloquecidas revisiones con doble-dosis Fuzz sobre series B y Z del 60´s Garaje Punk (Sonics, Starfires...)

La chillona voz de Bobby Beaton manda en la "remozada" versión del "Jack The Ripper" de Lord Stuch. Las guitarras, armónicas de principiante y los sencillos rítmos bajo/batería son lo suficientemente atractivos para que nos detengamos a escuchar un disco debut con el cual podremos descoyuntar nuestras caderas mientras las canciones van y vienen.

En el 2009 el álbum fue reeditado en vinilo y por vez primera en CD con material extra. Claramente está lejos del "RNR" de los Cynics o del "Stop" de los Chesterfield Kings, pero planta cara a los debuts de ambas bandas y supera a otros que tuvieron su prensa dentro del underground 80´s como los debuts de Primates, Gravedigger V o Morlocks.


2017

Mejor será el segundo trabajo de la banda publicado un año más tarde nuevamente por el sello "Og". "Gruesomania" recoge bajo un sonido limpiado en comparación con el debut doce temas en los que se notará que los chavales ya saben algo más que afinar sus instrumentos. 

Nuevamente covers y temas propios forman un revoltijo revivalero de 60´s Punk que no deja títere con cabeza desde "Way Down Bellow". Por supuesto que el Fuzz sigue siendo el pedal que pisan a fondo las guitarras en la citada y en el resto de "Gruesomania".

 "I´M Glad For You", "Outta My Mind", la versión de los canadienses francófonos Les Lutins "Je Cherche" o el instrumental surfero "Whirlpool" son algunas destacadas, aunque no hay desperdicio alguno en los poco más de treinta y cinco minutos que da de sí este excitante disco en el cual, ahora si, los canadienses dan el do de pecho firmando la continuación anhelada por cualquier banda con un álbum en la calle. 


2017

A disco por año "Los Horrorosos" (The Gruesomes)  firman "Hey" con el 88 ya avanzado y vuelven a ofrecer lo que su pequeño grupo de seguidores quieren, a saber, una breve pero intensa ración de Garaje Rock con todos sus limitados pero eficaces números: 60´S Garaje Punk, Pysch 60´S a raudales, versiones series B y temas propios con el Farfisa a todo trapo y las guitarras a tope de Fuzz, obviamente nada más se les puede pedir.

El sonido de "Hey" es más compacto que el de sus dos anteriores discos y suena mejor. Año a año han mejorado como músicos, algo que se nota en este tercero donde ya parecen unos profesionales. Las canciones posiblemente sean la colección más lograda en su conjunto en enconada rivalidad con el segundo "Gruesomania".

Luego llegarían los 90 y los canadienses desaparecerían del mapa flequillero como muchos de sus coetáneos hasta la llegada de la primera década de la nueva centuria, año 2002 en el que volvían a la actividad sorpresivamente con el muy entretenido "Cave In".

De momento y tras publicar un directo hace unos años, Gruesomes han vuelto a la actividad encima de los escenarios como se ha podido ver en diferentes festivales por el estado, en los cuales han sacado a pasear nuevamente su colección de flequillos, sus botines de punta, trajes a medida, capas, guitarras Vox y todos los demás accesorios 60´s Punk, eso si, con algunos kilitos de más.



Toño Caído



No hay comentarios:

Publicar un comentario