martes, 24 de octubre de 2017

JOURNEY: "CAPTURED" 1981

2017

Entre la cantidad de discos en vivo lanzados entre mediados de los 70 y mediados de los 80 hay unos cuantos clásicos indiscutibles. Entre los discos dobles brillan los de UFO, Thin Lizzy, Blue Oyster Cult o Iron Maiden, y entre los directos sencillos los de ACDC, Judas, Mötorhead o Saxon.

De entre los más grandes y brillantes doble lps, yo destacaría "Captured". Publicado en el 81 recoge los momentos más brillantes del "Departure" tour de Journey, una serie de excitantes conciertos llevados a cabo entre el 26 de Marzo del 80 y el 13 de Octubre, con arranque en la ciudad natal de la banda (San Francisco) y con final en la exotica Tokyo japonesa .

"Departure" primero y "Captured" después son el testamento de la época más rockera de Journey antes de su inmersión total en el AOR con la llegada de Jonathan Cain, músico que con sus teclados y composiciones dará otro sonido partiendo de los imprescindibles "Escape" y "Frontiers".

 Lo que tenemos en "Captured" son setenta minutos repletos de Rock Duro enérgico capitaneado por la colosal voz de un Steve Perry que había llegado con el estupendo "Infinity" y que deslumbraba en los siguientes "Evolution" y "Departure", contrastando en este directo que tenía pocos rivales tanto melódicos como rockeros. Para muestra la dureza y la dulzura de "Line On Fire" y "Lights" donde rockea con ese feeling empapado en lo mejor del sonido Motown.

2017

Journey recogen en este doble un material que prende sin mecha. Kevin Elson pone orden a un repertorio apabullante en directo en el cual Neal Schon demuestra ser uno de los grandes hachas de las seis cuerdas. Comparado en no pocas ocasiones a Van Halen en cuanto a destreza, lo borda en las adaptaciones sin trampa ni cartón de clásicos tan potentes como la inicial "Where Were You" o la speedica "Dixie Highway".

Esta gira y disco reune también la última campaña de Gregg Rolie como teclista de la banda, el ex músico de Santana llevaba en Journey desde el comienzo cuando eran una banda de Rock experimental en la que el músico ponía voz a muchas de las canciones hasta la llegada de Perry, momento en el que pasa a un segundo plano, aunque aún sigue cantando maravillas del calibre de "Just The Same Way" o "Feeling That Way, esta a medias con Perry.

No hay que olvidar por otra parte, que estamos en la era de las grandes bandas de estadio; y Journey en esos comienzos de la década 80´s eran máquinas practicamente imparables como demuestra el sonido del directo en una gira en la que compartieron cartel con ACDC y de la que brotó una gran amistado sobre todo con Bon Scott, al que dedican el lanzamiento de "Captured".

Este "Captured" vale para desmantelar la opinión interesada o desconocida de todos aquellos que tienen a Journey por una banda de baladas, si bien "Lights" lo es, y hay muchos temas de corte melódico como "Anytime", "Captured" es un disco de Rock mayestático e irrepetible, el final de la época de los Journey más áridos y explosivos.

Toño Caído






miércoles, 18 de octubre de 2017

SEX "SEX" 1971:TROGLODITAS DEL ROCK DURO VOL 20

blogdecaido

Volvemos a la sección de Trogloditas para alegría de los que buscan tesoros arqueológicos de los primeros tiempos del Rock Duro. Los que no se conforman con los discos de Purple o Sabbath, culos inquietos de los Marshalls saturados que escupen riffs como lava infernal y rítmos salvajes atronadores no deben de perderse el primer trabajo del Power Trío "SEX".

Naturales del Quebec canadiense, concretamente de Montreal, estos tipos no se andan con tonterías en los ocho cortes que aquí presentamos. En poco más de media hora van a muerte con un potente proto Heavy Blues con buenísimos pasajes en los que coquetean con el Prog o el Jazz.

Son simples devaneos para un trío que pensaba más en la música del grupo de Hendrix o en los Grand Funk y que suenan muy en la onda de los Elias Hulk y los Incredible Hog.

El comienzo con "Scratch My Back" es de una gran contundencia tanto vocal como rítmica, con una batería atronante y unas guitarras de lo más furiosas. Desde luego no busquéis un vocalista tipo Ian Gillan. Robert Trepanier que es el vocalista además de bajista tiene un timbre grave y áspero, perfecto para ataques tan frontales como los de "Not Yet", segundo tema, tan Heavy como el inicial y con montones de riffs y punteos de Heavy Psych. 

La influencia del Blues Rock tan fundamental en los primeros Cream, Sabbath, Zeppelin o Jethro Tull resuenan en la estupenda "Doctor" y en "Try", un tórrido Blues Rock de guitarra, voz y armónica que hará las delicias de los más puristas.

Los canadienses publicarían al año siguiente su segundo y último disco "End Of My Life", orientado totalmente al Prog Rock y alejándose de la tozudez de títulos como "I Had To Rape Her" o "Night Symphony", mal encarados y ácidos Hard Rocks fundidos en Fuzz guitar y proto Stoner Rock.

Otros dos temas destacados de este iracundo trío son el ruidoso "Love Is A Game" y el instrumental "Come, Wake Up", un tiovivo sónico con pinzeladas Progs en la onda de los Tull del Benefit o de los belgas Waterloo.

El caso es que los dos discos por separado de SEX a día de hoy son muy raros de ver. De hacerlo, prepara la chequera. Quizá tengas más suerte con una reedición en cd que contiene los dos únicos discos de la banda y que fue publicada por el sello australiano "Progressive Records" en el 2002; suerte pues, merece la pena hacerse con él. 

Artimus Alistair Babayobski 


miércoles, 11 de octubre de 2017

GREAT WHITE: "SHOT IN THE DARK" 1986


Una entrada más de este blog sin recurrir a un clásico de los californianos no podía permitirse, así que manos a la obra. He elegido "Shot In The Dark" por aquello de que es un disco que deambula por el mar discográfico de la banda. Con el cuadro de bitácora averiado y el ancla echado, aún faltan hojas al calendario para sentir el Blues Hard Rock que nos salpicará con "Once Bitten", "Twice Shy" o "Hooked".

Hard/Heavy Rock de la misma escuela de los primeros Dokken, Ratt o Black N Blue; GREAT WHITE nos ofrecieron dos guerreros trabajos en los primeros ochenta, "Out Of The Night" (ep con cinco temas del 82) y "Great White", primer LP del año 84.

Llegado el 86 la banda redobla el paso buscando el éxito con una fórmula similar pero explorando una producción menos rudimentaria y más comercial, grabando ocho temas entre los que encontramos dos estimables versiones del "Face The Day" de los australianos The Angels y el "Gimme Some Lovin´" de Spencer Davies Group.

La banda de Jack Rusell y Mark Kendall ya eran perros viejos cuando publicaron este tercer trabajo, desde el 78 llevaban pateándose los garitos de L.A. y querían aprovechar la puerta abierta del redil metálico que los dos primeros discos de Mötley, los dos primeros Lp´s de Ratt y WASP más el "Metal Health" de Quiet Riot habían echado abajo a base de ritmos saturados de Heavy Rock y de estribillos más hinchados que los pectorales de un Mister Olimpia.


Y en eso consistía basicamente "Shot In The Dark", buen Hard/Heavy con un Jack Rusell magnético a la voz en el prometedor inicio de "She Shakes Me", enésimo himno machorro con la testosterona salida de madre para correr a todo trapo por las colinas de Hollywood; o en "What Do You Do", Metal americano con regusto Zeppeliano en la voz y de los Ratt de "Out Of The Cellar"/"Invasion Of Your Privacy" en lo musical.

Pero la banda no pierde su identidad, y el tema título atestado de los clichés propios de su tiempo nos ofrece brillo Heavy rockero con un estribillo deudor del Ozzy comercial y triunfante del "Ultimate Sin", perfectamente ejecutado por la banda y por las guitarras asesinas de Kendall y por la voz más que perfecta para estos quehaceres Heavy rockeros de Rusell.

Quince días y tres sesiones fueron suficientes para finiquitar unas canciones más afortunadas (la dinámica Heavy ochentera "Run Away") que otras (el intranscendente medio tiempo "Is Anybody There") y dejar un buen regusto final con la estimable medio balada "Waiting For Love". 

Un año más tarde Great White pegaría su primera gran hostia con "Once Bitten", un disco que seguía en el redil del Metal US pero que se dejaba seducir por los cantos de sirena Blussy, y es que las sirenas atraen de igual manera a barcos, naúfragos que a escualos.

El Hijo de Ron Keel


martes, 3 de octubre de 2017

TOM PETTY & THE HEARTBREAKERS: "INTO THE GREAT WIDE OPEN" 1991


Hoy era el día para una reseña de los Great White. Os juro que ni por lo más remoto del mundo pensaba en tener que cambiar sobre la marcha y a toda hostia de planes, pero el corazón de Tom Petty es el culpable de que ahora mismo vayas a leer sobre "Into The Great Wide Open".

Mirándolo bien, podía ser cualquier otro. "Full Moon Fever", "Damn The Torpedoes" o el delicado "Wildflowers"; pero finalmente me he decidido por este trabajo ¿La razón? Pues que me parece un disco irresistible y me apetecía en este momento que estoy escribiendo tenerlo de fondo, aparte de que contiene "Learning To Fly"  o "Into The Great Wide Open".

 En la emeroteca de este blog, hay un estupendo artículo sobre la primera etapa de Petty escrito por "Beriboogie", uno de los primeros colaboradores de este blog. También podrás encontrar reseña sobre su último disco de estudio, el despampanante "Hypnotic Eye", un disco ligado a una época importante de mi vida como lo ha sido casi toda la música del de Gainesville.

El pasado año estuve en Austin (Texas) durante quince días. Sería demasiada suerte que Petty se pasase por esa ciudad o cualquier otra del estado del la estrella solitaria. Al menos tuve la suerte de ver en el típico tugurio made in USA una fenomenal tributo band  de manera inesperada, al menos algo es algo.

"Into The Great Wide Open" a mi me sigue sonando a "Full Moon Fever", no totalmente, parcialmente lo hace, y también a los Traveling Wilburys claro que sí. La producción de Jeff Lyne junto al glorioso Mike Campbell y al propio Petty suena cristalina, dando brillo a los Heartbreakers que como una lampara maravillosa recién frotada hacen aparecer esas evocadoras piezas a lo Byrds que Petty hace enormes, dándoles ese impulso rockero que ni el mítico "The Boss" es capaz de alcanzar más que en contadas ocasiones.

La calma profunda de "Learning To Fly"  contrasta con el acelerón turbo inyección de "Makin´Some Noise". El masterpiece tan Wilburys como Roger McGuinn de "Kings Highway" abre una perlada alfombra sobre la que se levanta el formidable tema título con su impagable estribillo, con esa cadencia tan maravillosamente "looser" y el crepuscular western sónico de "Two Gunslingers".

"The Dark Of The Sun" es una de las seis canciones con el estigma Lynne/Petty, una amarga rodaja rockera con las acústicas que repican en tus oídos como lo hacen las voces, la voz de Petty y todo lo que nos pueda tocar el bueno de Benmont Tench.

"All Or Nothing" suena misteriosa entre letras pesarosas y "All The Wrong Reason" en la que pone voces el mismísimo Roger McGuinn se pilla un buen pedo de Folk Rock respondido por el Rock FM de "Too Good To Be True". Son tres canciones que brillan con palidez comparadas con otras de sus hermanas del repertorio Heartbreakers, pero no hay muchos artistas capaces de mirar a la cara de ese sol sin salir abrasados.

Una de las escandalosamente buenas del álbum para mi es "Out In The Cold", Mike Campbell vertical y a tumba abierta puntea mientras los Heartbreakers le dan caña de la buena y Petty nos deleita, canta y aulla.

El aullido se convierte en lamento para un fan de Petty que sabe que no habrá más Petty para ver, ni nuevas canciones para escuchar. El dolor y la pena se mitiga con cada disco al azar que saques de la estantería, o cada vez que hagas sonar "You And I Will Meet Again" o "Built To Last"; no habrá mejor tributo que ese.